Notas de clase: Taller de cuento 5/5

[Taller]
Por: Pilar Cristina Barrera Silva

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Memorias del taller de cuento usando “máquina de escribir”, incluyendo ilustraciones del momento.

 

♣️Llegamos  a la última lección de cuento. Ha sido gratificante escribir estas lineas, ya que reviví esa bonita época de estudiante, aunque ya laboraba como docente de física, hice la licenciatura e Artes Plásticas de manera semi-presencial, tomando algunas asignaturas en  lo  que hoy llamamos de manera remota, en ese tiempo no había internet y todas las entregas académicas, eran por correo certificado, era necesario adquirir los textos, ya que no había otra opción, también tomé  muchas asignatura  en la Universidad de manera presencial. La experiencia académica fue demasiado enriquecedora.
En el relato del profe, cuando el amigo que estaba vivo, terminó la terrible tarea de enterrar a sus compañeros de viaje, entra a la cabaña y se acuesta a descansar, ya que está demasiado extenuado de la labor que acaba de realizar. Cuando despierta, ve que uno de sus amigos está sentado en una silla de la cabaña, nuestro sobreviviente queda espantado, lo analiza con gran cuidado y se da cuenta que este individuo sigue siendo un difunto. El sobreviviente se queda muy preocupado, sin embargo vuelve a sepultarlo y ahora procura ubicarlo más en lo profundo de la nieve. El cuento termina en este punto; y el profe nos explicaba que la idea era que cada uno hiciera una propuesta de final. El profe Rivas  nos decía que se presentaban varias opciones: Una que el sobreviviente se  levantó, y de manera inconsciente sacó a su amigo del lugar donde él mismo lo había ubicado, y  no se acordaba de nada. Otra opción era que alguien diferente al grupo de amigos estaba presente y cuando el sobreviviente se durmió, este cuarto personaje sacó uno de los cuerpos y lo llevó a la cabaña. La tarea que el profe nos mandó era proponer un final que no necesariamente fuera feliz.
En la lectura del  profe,  en su peculiar estilo: En el momento en el que el amigo vivo, termina de enterrar a sus compañeros, fue muy emotivo este punto de la narrativa, el profe se puso muy ceremonioso, sacó la cachucha con orejeras, se la puso, y para recrear la tristeza del sobreviviente se la quitó y la ubicó sobre su pecho guardando algo así como un minuto de silencio, bajando su cabeza y mostrando gran tristeza.

Ahora veamos la última lección:

Lección 5/5
No se debe recargar de adjetivos, evitar duplicidad de adjetivos. No ponderar demasiado.
Lo que el adjetivo es al sustantivo, es el adverbio al verbo.
Evitar preposiciones en cascada, se compromete la elegancia del estilo.
Revisar la puntuación. No emplear vocablos rebuscados.
Entre el vocablo de origen popular y el culto, preferir el primero, esto de acuerdo a la censura propia de quien escribe.
Evitar demasiados tecnicismos. No olvidar que el español prefiere la voz activa. Evitar palabras superfluas, se debe ser cerebral.
Intentar esquivar repeticiones excesivas y malsonantes, pero tener en cuenta que a veces es preferible la repetición al sinónimo, si se usan sinónimos que no sean muy raros.
En español la construcción de las frases no están sujetas a reglas fijas, pero de todas maneras hay reglas de sintaxis por lógica.
Los párrafos deben ir unidos (entrelazados).
Evitar transiciones bruscas entre párrafos, procurar fundir ideas con habilidad para que no se noten cambios bruscos de temática.
Se debe ser muy original, en esto radica la sinceridad.

Mi propia conclusión:

Las lecciones las transcribí prácticamente de manera literal, ya que corresponden a mis notas de clase del momento en el cual  asistí al taller. En consecuencia, aparecen muchas repeticiones de ideas, ya que cuando se es profesor -lo digo por propia experiencia-  se tiende a repetir de manera deliberada muchas ideas o conceptos considerados como básicos dentro de la rutina de las clases.
Personalmente cuando hago énfasis en un concepto muy importante, lo encierro en un gran círculo con otro color. Ahora en mis presentaciones preparadas en PDF para mis estudiantes, resalto en color amarillo aquello que considero clave dentro del desarrollo de tema que estemos estudiando. Siempre le comento a mis estudiantes que intenten leer los mensajes ocultos de sus profesores, teniendo en cuenta la bibliografía que cada uno entrega en clase y a qué conceptos en especial les hace mucho énfasis. Siempre les digo: -Seguro que uno como profesor le apuesta a estos conceptos en el proceso de evaluación.
El hecho de no modificar las notas es sencillamente, para ofrecer un homenaje al profe Rivas, pues su forma de enseñar me pareció muy interesante, el tener siempre diferentes textos y recomendarlos, haciendo comentarios de sus diferentes contenidos nos invitaba a convertirnos en buenos lectores (aunque en mi caso personal, ya tenía el buen habito de la lectura).
El profe nos contaba cosas de su vida, nos decía, como les comenté en una entrada anterior de estas cinco entregas,  que le gustaba leer varios libros al tiempo, se reía y comentaba  que tenía uno en su mesa de noche, para leer antes de dormir, otro que llevaba consigo para leer en los ratos libres entre clases y otro que leía en los fines de semana. Esta anécdota la vuelvo a comentar ya que leer es importante para todos.
Explicaba que a veces el lenguaje resulta corto para expresar lo que sentimos, es mas valioso a veces una mirada amistosa o un fuerte abrazo para expresar algún sentimiento de solidaridad o acompañamiento a algún ser querido en un momento de gran alegría o por que no también se puede estar atravesando por una situación difícil.
Recalcaba mucho acerca del decálogo del cuentista, y nos sugería que al leer nos lanzáramos  de cabeza dentro de la narración, imaginando a los personajes, sus vestimentas, formas de hablar, su personalidad, para él leer estaba por encima de muchas actividades.
Decía que el decálogo del perfecto cuentista lo escribió un excelente escritor, llamado Horacio Quiroga, estas “reglas” las diseñó en especial para escritores jóvenes, sin embargo parece que Quiroga no aplicaba mucho sus patrones, esto puede ser normal, ya que cada escritor desarrolla su propio estilo, aunque nunca sobra documentarse acerca de aquello en lo que se desea ser experto.
Este escrito es un homenaje para todos(as) los maestros(as) que se entregan de manera desinteresada a sus estudiantes y les dejan recuerdos inolvidables y señales de ruta a seguir  para toda la vida.  Recuerdo al profe Rivas con la admiración que me despertó en el momento en el cual asistí a sus clases.

El fragmento de cuento que les compartí en las diferentes lecciones, es solo un pedacito de esa narración, no la recuerdo con mucho detalle, buena parte de este relato, lo he inventado.  ¡El taller fue en el año 1991! ♠️

Fuentes:

Notas de clase del vacacional de taller de cuento en el año 1991 en la Universidad de la Sabana en Bogotá.
En el siguiente enlace encontramos el decálogo del perfecto cuentista y algunos datos de Horacio Quiroga.
https://digopalabratxt.com/2014/12/05/decalogo-del-perfecto-cuentista-de-horacio-quiroga/

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s