Notas de clase: Taller de cuento (1/5)

Por: Pilar Cristina Barrera Silva

📔✏️Amigos, les comparto algunas lecciones del taller de cuento al cual asistí, cuando era estudiante de Arte. El “profe” se llama Victor Hugo Rivas, recuerdo que era una clase electiva, la cual me  encantó. En ese entonces yo tomaba notas en aula, y luego las transcribía en casa con una máquina de escribir, los ordenadores  aún no formaban parte del paisaje del hogar. Ya se imaginarán lo antiguas que son estas notas.
Recuerdo con cariño de estudiante al “profe”  Rivas, cómo le decíamos. Era un hombre joven, nos contaba que siempre estaba leyendo dos libros, uno que llevaba consigo mismo, para aprovechar los tiempos muertos del día y el otro lo tenía en la mesa de noche para aprovechar los instantes previos al descanso diario.
Me parece interesante compartir ideas de un buen profesor, quien nos inculcó la importancia de hacer buenas creaciones literarias y se tomó la molestia de pedirnos ensayos, los cuales el leyó con mucho interés y a cada uno de sus estudiantes le hizo comentarios de manera muy respetuosa.

Les comparto mis notas de clase de manera textual.

Lección 1 de 5.

La palabra como utensilio. El final del cuento debe ser ingenioso, los personajes deben ser como bufones en el sentido que se asoman y luego se van.
El cuento como la obra de arte no sale en la primera versión. La palabra debe tener significado, también debe tener nomenclatura de acuerdo a su contexto. La palabra debe significar lo que uno quiere. El lector debe entender el significado de las palabras. en esencia la buena literatura no requiere de un diccionario.
En literatura no existen sinónimos. En el lenguaje técnico sí se presentan. Lo que tenemos en las palabras son matices, por ejemplo: pereza es diferente de ociosidad, ya que un personaje puede ser perezoso y otro ocioso y estamos indicando situaciones diferentes.
El sentido de la palabra es aproximado. Las palabras son impotentes para mostrar nuestros pensamientos. Lo que sentimos no lo podemos expresar siempre con palabras. Las palabras nos traicionan a veces por exceso o por defecto. El sentido de las palabras se suscita a nivel de la interioridad del escritor. El lector debe ser coautor del texto. Todo discurso conlleva una reacción del lector. ¡Los buenos textos han de ser coquetos!
Un diccionario es un cementerio donde yacen las palabras muertas; y el escritor es un taumaturgo dotado del mágico poder de darle vida a esas palabras o vocablos.
En el texto literario se muestran virtudes y defectos humanos.
Hay un estilo llamado Marfilismo, que usa palabras bellas. El texto se debe leer en voz alta, así se captan los errores.
Se debe dejar tiempo y espacio para escribir, siempre se debe escribir lo esencial y no lo accesorio. El lector debe experimentar la misma emoción, que experimentó el autor al escribir el texto.
En el proceso de conocimiento de un determinado tema se tienen dos instantes: (a) percepción del objeto (a través de los sentidos físicos). (b) distanciamiento.
Hay que pensar en los efectos de las palabras, que sean sonoras y semánticas. Nombrar las cosas es una forma de infundirles vida.✏️📘

Comentarios y/o sugerencias. picriba@hotmail.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s