Gran ola de Kanagawa y contexto en Colombia

Por: Pilar Cristina Barrera Silva

❇︎Katsushika Hokusai (1750-1849) es un gran exponente del ukiyo-e considerado como una corriente artística de origen japonés, de grabado sobre madera que se inmiscuyó en la corriente  impresionista, la cual surge en la segunda mitad del siglo XIX, y su estilo es ubicar manchas de colores, que para un  observador  situado cerca de la composición  no le muestra detalles de volumen, pero si éste -el observador- toma cierta distancia con respecto a la obra, surgen las luces y sombras y el volumen sobresale, permitiendo al ojo del espectador disfrutar de una excelente composición.

Ilustración de la gran ola

Una de las grandes obras de Hokusai  es:  La gran ola, la cual siempre impacta a quien la disfruta. El artista se autodenominaba como “el viejo loco por la pintura”. No sobra mencionar que Hokusai presentó sus mejores trabajos en una edad muy avanzada.

 

Espiral de Fibonacci

Si nos fijamos en detalle en la composición vemos las tres  embarcaciones con algunas personas totalmente indefensas ante la fuerza de la naturaleza, se nota la gran fragilidad humana y lo vulnerables que somos. Es interesante ver como el maestro recurre a dibujar un patrón una y otra vez lo que da la sensación de interpretar la gran ola y sus componentes como una serie infinita de fractales, notemos como la gran ola es totalmente similar a la forma del agua en los bordes de ésta, en estos bordes, las olas pequeñas también pueden representar garras de águilas en situación de amenaza a las pequeñas embarcaciones.

No se tiene mayor conocimiento si el maestro sabia de matemáticas y geometría, pero si es clara la repetición de figuras, que dan la sensación de copos de nieve cayendo en dirección al Fuji, el cual es un  volcán activo en Japón, muchos lugareños identifican este lugar como un símbolo de lo eterno e inmortal.

También es muy difícil dejar de pensar que el gran artista se inspiró en la espiral de Fibonacci mostrada en la segunda ilustración, para crear la composición, si nos fijamos la espiral cuadra muy bien dentro de la forma de la gran ola, es innegable el juego de semejanzas  usadas por Hokusai en esta obra.

Cabe resaltar que esta estampa, el maestro la realizó en madera con una técnica de xilografía, lo que permite crear muchas copias a partir de un original.

Autorretrato del maestro a los 82 años, donde vemos su propia escritura.

Por el tiempo de creación de la obra y el lugar geográfico en el cual se realizó, no deja de ser impactante  para uno como observador el estilo de grabado, resulta a simple vista un poco plana  la composición, los colores son similares sin “sentir” mayor contraste entre éstos, lo que genera la impresión de una atmósfera de naturaleza intima entre el Fuji y la  gran ola, las cuales se ven de alguna manera similares, sin embargo vemos la ola en primer plano demasiado imponente y podemos pensar que el Fuji no va a lograr salvar a los individuos que van en las embarcaciones.

Queda uno como observador pensando en qué ocurrirá en el siguiente segundo con los pescadores: ¿Se salvarán? nunca sabremos qué ocurre con ellos luego, el tiempo queda congelado en esta magnifica composición. Personalmente siento una atmósfera de baja temperatura, lo que generaría una sensación de mucha incomodidad a los pescadores que aparecen en la creación, aunque este es el menor de sus problemas,  ya que su vidas son las que están en riesgo.

Esta obra a pesar de haber sido diseñada hace muchos años -¡mucho más de 150 años!-, toma gran vigencia en estos tiempos difíciles para la humanidad, pareciera que a veces olvidamos lo insignificantes que somos ante la naturaleza o mejor aún con respecto al resto del universo, cada uno de nosotros, los seres humanos somos partículas totalmente microscópicas sometidos al vaivén de los acontecimientos cósmicos, pero unas partículas mucho más pequeñas que nosotros mismos han confinado a toda la humanidad en sus viviendas, estamos temerosos y sentimos  una gran incertidumbre acerca de lo que va a ocurrir.

Sin embargo en Colombia a pesar de tanta dificultad por un posible contagio, de una variedad de resfriado que resulta mortal para muchas personas, seguimos padeciendo la enfermedad de siempre: La lucha por el poder en su peor variedad la corrupción: esto conlleva a seguir presenciando desde nuestros hogares como continuan asesinando los líderes sociales, como desaparecen personas y nadie da razón de su paradero, como los recursos de los mercados que deben llegar a las clases mas desfavorecidas, son desviados para seguir enriqueciendo a unos pocos, el maltrato animal se hace evidente en noticias que resultan difíciles de leer, la atención en términos de salud es muy precaria, y la lista sigue…

En mi país la clase media pareciera ser el relleno de un emparedado, esto puede implicar que vivimos del día a día, ahora estamos confinados sin recursos a la vista y la angustia empieza a apoderarse de todos, viene lo que todos nos preguntamos: ¿Moriremos de hambre por no tener cómo sobrevivir, o por el contrario el virus acabará con nosotros? Ni qué pensar el viacrucis por el que están pasando los personas que pertenecen a clases sociales mucho menos favorecidas.

Pero no seamos tan pesimistas, es probable que muchos volvamos (ó vuelvan) a sus trabajos y la vida se “normalice”, sin embargo en mi trabajo como profesora de cátedra de física para estudiantes de ingeniería en una muy prestigiosa universidad en Bogotá, en  el semestre inmediatamente anterior,  la normalidad académica se interrumpió de manera dramática por las continuas protestas pacíficas  y marchas, que se presentaron en buena parte del país, donde  pedíamos a gritos la mejora de nuestra calidad de vida; y ahora este semestre llegó la cuarentena por un virus microscópico, me asalta la pregunta: ¿qué pasará el próximo semestre?

En Colombia la gran ola que nos está aplastando desde hace muchos años es la corrupción presente en todos los eventos en los cuales nuestras vidas están inmersas. Y lo más preocupante es no ver a la distancia una posible solución a los innumerables problemas que tenemos, la ciencia trabaja en la búsqueda de una posible vacuna contra el virus que nos encerró en nuestros hogares, pero ¿quién diseñará la vacuna para combatir la corrupción? ¿cómo se podrá implementar? ¿aprenderemos la lección de respetar la naturaleza?… “Amanecerá y veremos dijo el ciego”.

 

5 thoughts

    1. Como seres humanos, parece que estamos preparados para vivir, sentirnos inmortales, sin embargo, la muerte será algo así como el momento cumbre de nuestra existencia, luego de este suceso nuestros átomos se unirán con el universo y posiblemente tengamos alguna consciencia nueva que nos permita formar parte de un algo inmaterial, seguramente nos ubicaran en algún no-lugar donde merezcamos de acuerdo a las acciones que tuvimos en nuestro tránsito por la vida, en cuanto al respeto de las leyes de la naturaleza…
      Un fuerte abrazo desde La hermosa y muy fría Bogotá.

      Le gusta a 1 persona

  1. Pili, Las reflexiones sociales en torno a la magnífica obra del Maestro Kanagawa, son de especial interés. Aterrizar en el arte, las difíciles situaciones sociales y políticas que vivimos en Colombia, es una excelente interpretación; nos demuestra que el arte está inmerso en la vida cotidiana, todo depende de la observación crítica y la sensibilidad en poder captar el drama del otro.
    También me encantó el análisis de la obra. Muchas gracias por este aporte.

    Me gusta

    1. Hello Nubia, fue interesante realizar la interpretación de una obra tan antigua, desde la triste realidad que vivimos en Colombia, un hermoso país que vive sumergido en una gran corrupción. sin embargo debemos tener esperanza de mejorar, recordemos que la esperanza es el único sentimiento que quedó en la caja de Pandora, por lo tanto es lo último que se pierde.

      Me gusta

Responder a fisicartes Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s