Una noche estrellada

Microrrelato

En mi ordenador aparece por casualidad la obra de Vincent Van Gogh La noche estrellada. De pronto resulté dentro de la atmósfera de la situación,  trepé por uno de los cipreses, en seguida  me lancé en movimiento parabólico hacia uno los remolinos del cielo. Descendí rápidamente por éste como si fuera un tobogán, con una sensación de cero rozamiento. Mientras caía,  de alguna manera -no se cómo-  logré observar en una de las casas del condado  a través de su ventana  a mis padres muy envejecidos conversando en su habitación, al advertir cuidadosamente la casa iluminada en una esquina de la plaza central, me vi a mi misma, también mayor de lo que soy en este momento realizando actividades de estudio en física. Aprendí con esta experiencia que posiblemente había caído en un agujero negro en donde se percibe  un eterno presente.

Pilar Cristina Barrera Silva

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s